miércoles, 21 de febrero de 2018

(LYL) TEMA 8: EL MODERNISMO Y LA GENERACIÓN DEL 98

1. EL MODERNISMO
1.1 Contexto histórico-social
El período de paz y estabilidad que siguió a la Restauración borbónica se rompe con el inicio de las guerras coloniales. España pierde en 1898 sus dos últimas colonias: Filipinas y Cuba. Es lo que se conoce con el nombre de Desastre del 98. Esta circunstancia provocó un cambio en el rumbo artístico. Así, el modernismo nació en Hispanoamérica, como una revolución estética contra el mercantilismo y la sociedad burguesa.
La literatura modernista presenta dos vertientes:
·         Actitud de evasión. Los escritores se refugian en la literatura. Son los partidarios del arte por el arte; su estética es suficiente para darle valor, independientemente del contenido. Rubén Darío es el iniciador.
·         Actitud de denuncia. Se pretende profundizar en los problemas de la sociedad para poner de manifiesto sus fallos, y encontrar soluciones. La generación del 98 optó por esta actitud.

1.2. Características del modernismo
Las obras modernistas suelen girar en torno a cinco asuntos principales:
·         Soledad. Motivada por un rechazo mutuo entre el artista y la sociedad. La melancolía, la angustia o la tristeza son sentimientos centrales.
·         Escapismo. Ante el disgusto con el mundo, el poeta huye. La evasión se produce en el espacio (lugares exóticos) o en el tiempo (hacia la Grecia y la Roma clásica), el Renacimiento.
·         Cosmopolitismo y la vida bohemia. Los modernistas se declaran ciudadanos del mundo, pero al margen de lo burgués. París será la capital del modernismo.
·         Amor y  erotismo. Motivados por una actitud antisocial que busca el escándalo como forma de enfrentarse a la sociedad.

Su estilo se basa en cuatro principios básicos:
·         Afán de originalidad: Por el uso abundantes de recursos retóricos.
·         Búsqueda de la perfección formal: A través de la musicalidad y el ritmo.
·         Renovación métrica: Recuperan el verso alejandrino; el dodecasílabo y el eneasílabo, con estrofas como el soneto modernista (con versos alejandrinos en vez de cuartetos). Aparecen los poemas en prosa y el verso libre.
·         Enriquecimiento léxico: Neologismo, arcaísmos, americanismos.

1.3 Rubén Darío (1867 – 1916) (Nicaragua)
Viajó por todo América y Europa propagándolas nuevas tendencias poéticas, de las que será el principal representante. En España se relacionó con otros autores como Juan Ramón Jiménez o Valle-Inclán.
Su primer libro es Azul… que recrea un mundo de hadas, princesas, centauros y con un lenguaje aristocrático y con elementos simbolistas.
En prosas profanas se plantea qué es el arte, el amor, el placer, la religión y la creación poética.
En Cantos de vida y esperanza da un giro hacia una poesía más profunda, teñida de melancolía y amargura.

*Versos alejandrinos: Versos de catorce sílabas con dos hemistiquios de siete sílabas con acento en la sexta y en la decimotercera.

1.4 Juan Ramón Jiménez (1881–1959) (Huelva)
            Escritor absolutamente entregado a su vocación. Entiende la literatura como una búsqueda constante de la belleza y la perfección, de ahí que reescriba permanentemente su obra.
Su obra consta de tres etapas:
·         Etapa sensitiva.  Desde una poesía becqueriana, desemboca en un período modernista, Platero y yo abre paso a la siguiente época.
·         Etapa intelectual. Es una poesía más compleja que la anterior. En el Diario de un poeta recién casado, la realidad se revela como un caos en el que prima la belleza al progreso (simbolizado por Estados Unidos).
·         Etapa suficiente .En Animal de fondo aparece obsesionado por el deseo de transcendencia en su obra.

2. LA GENERACIÓN DEL 98

Los temas principales fueron:
·         Tema de España. Su preocupación por España les llevó a realizar continuos viajes por sus tierras.
Se mezclan sentimientos contradictorios: dolor por el atraso y la pobreza frente al amor por los paisajes y sus gentes. El paisaje de Catilla simboliza para ellos la esencia del alma española, caracterizada por su austeridad y su capacidad de sugerir.
·         Temas históricos. Se interesan por la historia para buscar en el pasado la raíz de los problemas del presente aunque prefieren la intrahistoria, la vida de los “millones de hombres sin historia”.
·         Temas religiosos y existenciales. Poseen una visión angustiada de la existencia. ¿Qué hay tras la muerte? ¿Cuál es el sentido de la vida?

Características estilísticas:
·         Admiración por Larra, Quevedo y Cervantes.
·         Sobriedad, en contra de los excesos del modernismo.
·         Subjetivismo.
·         Innovaciones en los géneros literarios, como la nivola de Unamuno o el esperpento de Valle-Inclán.

2.1. Miguel de Unamuno (Bilbao) (1864-1936)
Se trata de uno de los escritores más interesantes por la profundidad filosófica de su obra, por su hondura religiosa y por su originalidad literaria.
Su producción abarca los distintos géneros y en todos se dejan ver sus preocupaciones existenciales y la lucha contra la muerte.
Destacan, entre su producción prosística (prosa), las siguientes novelas: Niebla y San Manuel Bueno, mártir.
También destacan ensayos como Del sentimiento trágico de la vida.

2.2. Azorín (Alicante) (1873-1967)
Azorín evolucionó desde el anarquismo de su juventud hasta posturas más conservadoras en su madurez. Se distingue por la exactitud, la precisión y el empleo de la frase breve, de marcada técnica impresionista.
Destacan sus tres novelas autobiográficas: La voluntad, Antonio Azorín y Las confesiones de un pequeño filósofo.

2.3. Pío Baroja (San Sebastián) (1872-1956)
Baroja fue hombre de carácter solitario, sincero y pesimista. Se centró en la novela, entre las que sobresale El árbol de la ciencia.
Defiende una novela como un género donde cabe la reflexión filosófica o psicológica, la crítica, el humor, etc...
Los protagonistas suelen ser seres inadaptados que fracasan en la búsqueda de su destino. Destaca en el uso la conversación.

2.4. Valle-Inclán (Galicia) (1866-1936)
La obra de Valle-Inclán recorre con acierto poesía (La lámpara maravillosa), novela (Tirano Banderas, Sonatas) y, sobre todo, teatro, La Marquesa Rosalinda, Luces de bohemia… En su obra teatral descubrimos a un escritor vanguardista, pues integra elementos narrativos e incluso cinematográficos.
Valle-Inclán es un escritor cuya obra evoluciona constantemente. Encontramos un marcado carácter modernista en sus comienzos, que más tarde deriva hacia la estética del esperpento. Mediante esta técnica, Valle-Inclán muestra la realidad con óptica deformante para criticar y parodiar la decadente situación nacional.

2.5. Características del esperpento.
·         Deformación de la realidad.
·         Empleo de animalizaciones, muñequizaciones, cosificaciones…
·         Frecuentes contrastes y reducción al absurdo.
·         Presentación de lo normal como algo extraordinario.
·         El mundo irreal se ofrece de modo creíble.
·         Presencia insistente de la muerte.
·         Tendencia a la ironía y al humor cruel.
·         Libertad formal
·         Se critica todo: política, religión, sociedad…

2.6. Antonio Machado (Sevilla) (1875-1939)
Machado definió la poesía como “un diálogo del hombre con su tiempo”, el tiempo vivido es uno de sus grandes temas, junto al sueño (que es la única forma de conocimiento), o el amor.
Lo mejor de su obra lírica (poemas) se encuentra en sus dos primeros libros:
·         Soledades, galerías y otros poemas (1907), obra con tonos simbolistas. Hay reflexiones llenas de melancolía sobre el paso del tiempo, los sueños, la juventud perdida, la contemplación de la naturaleza o la muerte.
·         Campos de Castilla (1912) incorpora los temas anteriores junto al tema de España. Aparecen composiciones dedicadas a Leonor en las que el paisaje muestra el estado de ánimo del poeta. Este paisaje, es más real que emocional. Le preocupa la decadencia de la patria y la miseria económica y moral en la que viven los españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario